miércoles, 30 de enero de 2013

ENERO SIN SORPRESAS



Este 2,013 no nos sorprendió. Sin pretender cortar demasiado ancho y, acotando la mirada a los temas más cotidianos y pedestres, se puede afirmar que las novedades de enero son pocas.
En deportes, hace 5 años los franceses cambiaron los libros de geografía y no hay manera de convencerlos de que Dakar no queda en Sudamérica. Por ese error, desde entonces, los argentinos recibimos el acontecimiento automovilístico deportivo mas importante del mundo para enero. Obviamente, me estoy refiriendo al rally-raìd Dakar.
En esta última edición, el Dakar no arrojó sorpresas. Los candidatos a ganar, Patronelli, Desprès y Peterhansel, ganaron. Y en camiones, los Kamàs rusos recobraron la memoria volviendo al triunfo como lo hacían en África, esta vez  de la mano de Nicolaev. Entre paréntesis, el príncipe Qatarî Nasser Al Attiyah, campeón de rally, animador de este Dakar, y de ediciones anteriores, y medalla olímpica de tiro, (lo que es tener plata y estar al pedo) dijo que Marcos Patronelli es el mejor. Seguirá con ganas de incorporarlo a su equipo?
El segundo hecho deportivo más importante del mundo, de este y de eneros anteriores, fue el abierto de tenis de Australia. En mujeres, la Nro 1 era Victoria Azarenka. Ganó. En hombres, el Nro 1 era Novak Djokovic. Ganó.
Siguiendo con la falta de sorpresas de enero, en fútbol, el Barcelona de España sigue ganando 9 de cada 10 veces que juega, Messí continúa rompiendo records y parece que va a seguir así hasta que no quede ninguno en pié, y los torneos argentinos de verano son tan anodinos como los de casi todos los años precedentes, (los que pudieron hacerse ya que en Rosario 50 estùpidos avergonzaron a toda la ciudad e impidieron la realización de uno de los clásicos mas pasionales del país, como lo es Central-Newells). Tampoco, lamentablemente, la idiotez y la violencia en el fútbol y en la sociedad son sorpresa. Sin embargo hubo una sorpresa deportiva, pero la voy a dejar para cuando llegue a la música.
En cuanto al “espectáculo”, como siempre, el puterío se traslada a Mar del Plata, Carlos Paz, Punta del Este, etc. No hay sorpresas ni debe esperarse en este ámbito sorpresa alguna. Nada que agregar. Nada que detallar. Nada.
Saltando bruscamente de tema, la Presidenta sigue sumando kilómetros de vuelo improductivo. Esta vez por Angola, Vietnam, etc. Mientras tanto Clarín también sigue sumando, pero en este caso lo que suma son sólo centímetros. Centímetros de mentiras, de noticias tendenciosas, de defensa de sus intereses por encima del deber de informar, etc. Con una ventaja. A Clarín nadie tiene que votarlo cada cuatro años… Y en esa misma línea se ubica el diario El País, de España. Hay que ser hijo de mil putas para publicar la foto trucha de Chávez convaleciente como lo hicieron. Y que se hayan disculpado no los redime. Al contrario. Ahora son hijos de mil putas e hipócritas. Tampoco aquí hay sorpresas. Cada uno es lo que es y lo que viene siendo. En enero y todo el año.
Por último, traigo aquí lo que el ministro de cultura de la Nación, Hugo Coscia, denominó como la “trinchera cultural del País”, o sea: el festival de folklore de Cosquìn. Chato como 5 de queso. Chato como todos los eneros. Uno va comprendiendo por que los adolescentes saben diferenciar perfectamente un hip hop de un rap y desconocen las diferencias entre una zamba y una tonada. Si la trinchera cultural va a ser Cosquìn…
A los miembros de la comisión organizadora del festival lo único que les interesa es lo económico y no el hecho cultural. Y esto le hace un daño enorme a nuestra música. Por eso año tras año se repiten más o menos las mismas voces. Cada año más decadentes, claro. Y nos venden como innovadores a gente que lo que hacen es desvirtuar el género folclórico. Abel Pintos está cantando pop, no folklore. Jorge Rojas, baladas. Chébere cuartetazo. Leo Dan canta, ¿canta? nueva ola de los 60 o beat, La callejera hace rap. Algunos grupos hicieron cumbia aunque quisieron disfrazarla de takirari. Jairo, que cante lo que cantare transforma la obra en algo bello, se puso a interpretar una canción del querido y fallecido el año pasado Leonardo Favio, que de folklorista tenía lo que Borges de albañil. Y los organizadores saben esto, conocen lo que fue la innovación de Los Huanca Huà, de Zupay, de Los Trovadores. Todos lo escucharon más de una vez a Piazzola. Digo,… gente que, verdaderamente innovaba pero, sin salirse del género. Única forma de lograr que algo (el folklore y el tango, en estos casos) no muera o no quede agonizante, sostenido únicamente por la nostalgia de los viejos.
En definitiva, como en enero de 2.012, lo mejor de Cosquìn fueron Baglietto Vitale. El año pasado entró en este rubro el mejor cantautor del País, Jorge Fandermole. Pero este año descubrieron que el “Fander” está cerca del gobierno “socialista” de Santa Fe y no lo convocaron. El honor de compartir lo mas alto de Cosquìn 2.013 entonces, fue para las “cordeonas” de Spaciuk y Barbosa, que conformaron un dúo exquisito. Y, si bien nadie tiene el “folclorômetro” justo, de todos los grupos que respetaron las raíces, el mejor, como otros años, fue Coplanacu. Como siempre en la búsqueda. Excelentes en la armonización. Casi todos los demás, tres o cuatro tonos, un par de gritos, y poco mas. Demostración flagrante, en general, de que el criterio artístico de los organizadores es casi nulo y de lo nocivo que es esto para el folklore. Quién se va a animar a jugarse con una innovación si los que mejor lo hacen, como Lucho Hoyos, Raúl Carnota, Aca Seca, Jorge Fandermole, etc., etc., etc., no tienen lugar en Cosquìn?
Aunque, cabe reconocerlo, al otorgar los premios revelación y consagración, dentro de lo poco nuevo, lo exiguo de lo bueno y lo infinitesimal de ambas cosas reunidas en un solo intérprete, no estuvieron tan desacertados.
Pero había prometido una sorpresa deportiva cuando hablara de música y, dado que a nadie le importa que Máxima vaya a ser nueva reina de los Países Bajos, la sorpresa de enero la dio el equipo de fútbol de los periodistas acreditados en Cosquìn. Hacía 11 años que el equipo de los artistas venía ganando el “clásico” Músicos-Periodistas. Resulta que para los artistas juegan los Carabajal y lo hacen muy bien. Demi Carabajal llegó a jugar en la tercera de Boca. Pero esta vez, este “Cristiano Ronaldo” de los músicos, no pudo jugar. Y del lado de los periodistas no surgía un Messi pero, al fin apareció. Un rosarino como Lío, acreditado por el medio Rosario Folclore, fue el autor del segundo y del tercer gol y, finalmente, el cotejo terminó 4 a 1. Histórico!!!!!!!
Perdón por el énfasis pero es sabido que en enero no podemos esperar la toma del palacio de invierno, la de la bastilla, ni siquiera la del kiosco de la esquina para apropiarnos de los chocolatines….

1 comentario:

  1. Con este calor hacer un post tan soporífero es bien de enero.

    ResponderEliminar